www.mobot.org Research Home | Search | Contact | Site Map  
 
Research
W³TROPICOS
QUICK SEARCH

MO PROJECTS:
Africa
Asia/Pacific
Mesoamerica
North America
South America
General Taxonomy
Photo Essays
Training in Latin
  America

MO RESEARCH:
Wm. L. Brown Center
Bryology
GIS
Graduate Studies
Research Experiences
  for Undergraduates

Imaging Lab
Library
MBG Press
Publications
Climate Change
Catalog Fossil Plants
MO DATABASES:
W³MOST
Image Index
Rare Books
Angiosperm
  Phylogeny

Res Botanica
All Databases
INFORMATION:
What's New?
People at MO
Visitor's Guide
Herbarium
Jobs & Fellowships
Symposium
Research Links
Site Map
Search

Projects
 

Flora de Nicaragua

Introducción - Reseña de la exploración botáica | Contenido

Por W. D. Stevens y Olga Martha Montiel

 

 
 

La realización de esta Flora, como cualquier otra, se ha basado en dos pilares fundamentales.  Por un lado, la recopilación de la bibliografía relevante para Nicaragua, y por otro, el estudio de los ejemplares de herbario que sustentan todo el trabajo florístico y taxonómico.

En primer lugar, creemos necesario presentar una breve síntesis con las obras más importantes escritas sobre la flora de Nicaragua. El  primer recuento florístico significativo de Centroamérica fue el realizado por William Botting Hemsley (1879–1888). En este trabajo, Costa Rica y Guatemala tuvieron buena cobertura para la época, pero el resto de los países fueron mencionados sólo en ocasiones. En el caso de Nicaragua se citaron menos de 1,000 especies, lo que refleja el escaso conocimiento florístico del país. Posteriormente, Miguel Ramírez Goyena (1909–1911) publicó su Flora Nicaragüense en dos volúmenes. Gran parte de la información para este trabajo, debió de haber sido extraída de la literatura, pues aunque Ramírez Goyena viajó durante muchos años por todo el país estudiando las plantas en el campo, no hay constancia de que realizara colecciones. Eddie Salter (1957) publicó De la Flora Nicaragüense, una compilación de información sobre plantas de uso económico del país. Frank Conkling Seymour (1980) publicó su A checklist of the vascular plants of Nicaragua, un inventario de la flora basado en décadas de trabajo de campo y revisión de varios grandes herbarios. Basada en el manuscrito inédito de Mociño preparado después de su viaje a través de Centroamérica, entonces "Guatemala", entre 1795 y 1796, J. Luis Maldonado Polo (1996) publicó la Flora de Guatemala de José Mociño. Por último, Flora Mesoamericana incluye Nicaragua en su cobertura y los primeros dos volúmenes (1994, 1995) ya han sido publicados.

Tabla 4

Como ya quedó dicho, la otra base fundamental de la Flora es la colección de muestras botánicas. Estas han sido acumuladas a través de los siglos y están dispersas en los herbarios del mundo. Tenemos datos de 23 personas, todos extranjeros, que colectaron plantas antes del año 1900. Las colecciones más antiguas que conocemos de Nicaragua resultaron de la expedición inglesa "Voyage of the Sulphur"; en ella, los naturalistas George W. Barclay, Richard Brinsley Hinds y Andrew Sinclair pasaron un tiempo, en abril de 1837, en el puerto de El Realejo (Chinandega) y por lo menos subieron a los Volcanes El Viejo (ahora San Cristóbal) y Cosigüina, recolectando, aparentemente, unos cientos de muestras. Respecto a la expedición de Mociño, hasta la fecha no hemos encontrado plantas nicaragüenses entre sus colecciones. En 1841 arribó el naturalista austriaco Emanuel Ritter von Friedrichsthal, quien entrando por el Río San Juan, y pasando por Chontales., Granada y Rivas, llegó hasta Costa Rica, resultando su expedición en unas 800 colecciones. Sin duda, el botánico más importante durante todo el siglo XIX fue el danés Anders Sandoe Oersted, quien entre los años 1846 y 1848 recolectó miles de muestras en casi todo el país, especialmente en “Segovia”. En 1856 el norteamericano Charles Wright recolectó cientos de muestras sobre la ruta San Juan del Sur-San Juan del Norte, la gran mayoría sin datos específicos en las etiquetas. En 1867 el gran botánico alemán/inglés Berthold Carl Seemann llegó a trabajar como ingeniero en las minas de Chontales., en donde murió en 1871, dejando una valiosa obra tanto escrita como de muestras botánicas. En aquella época el botánico inglés Ralph Tate viajó a Nicaragua a visitar a Seemann y él también dejó muestras importantes. Paul Lévy, ingeniero belga, recolectó casi 1,500 muestras en el período 1869–1870, mayormente en los alrededores de Granada. El alemán Ernst Rothschuh recolectó aproximadamente 650 plantas en 1893, princi-palmente en Matagalpa y Jinotega. También en 1893, los norteamericanos Bohumil Shimek y Charles Leonard Smith hicieron una gran recolección de helechos entre San Juan del Norte y la Isla de Ometepe. Charles Fuller Baker, también norteamericano, recolectó más de 2,500 muestras en el área del pacífico del país a partir de 1895. Otros botánicos importantes del siglo XIX fueron August Fendler (1846), Joseph von Rawicz Warszewicz (1846), Heinrich Rudolph Wullschlaegel (1855), Hermann Wendland (1856), John Torrey (1856), William Cummings Shannon (1893) y Henri François Pittier de Fabrega (1895).

Otras 88 personas han colectado plantas durante el siglo XX antes del comienzo de la Flora de Nicaragua. Aparentemente Ramírez Goyena no hizo colecciones, o si las hizo, no han sido localizadas. La serie de colecciones más grande de esta época fue la de Seymour y sus colegas, quienes juntaron casi 8,000 números entre 1968 y 1976. Un grupo de Hermanos del Instituto Pedagógico de Varones “La Salle”, que incluye a Diocleciano Chaves, Antonio Garnier y Artemio René, hicieron una gran labor botánica en el área de Managua, reuniendo más de 6,000 colecciones. El famoso botánico Paul Carpenter Standley recolectó casi 4,000 números y Louis Otho Williams más de 4,000; el hondureño Antonio Molina Rossito, discípulo de ambos, juntó más de 3,000 números. El infatigable botánico nicaragüense, Juan Bautista Salas, recolectó un buen número de muestras en esta época. Alfonso Henry Heller hizo una gran colección de orquídeas de todos los rincones del país y, aunque muchas muestras se han perdido, las que todavía quedan hacen de esta familia de plantas una de las mejor conocidas de Nicaragua.

Antes del comienzo de esta Flora de Nicaragua, que se inició con el trabajo de Jaime Incer en 1976, estimamos que había unas 58,000 colecciones de plantas nicaragüenses. Durante el trabajo de campo del proyecto, entre 1976 y 1986, se añadieron otros 85,000 números. Estimamos que las colecciones de plantas nicaragüenses alcanzaron pues unos 143,000 números, fruto del trabajo de 459 colectores.

La serie de números más grande de plantas colectadas en Nicaragua en todos los tiempos es la de Pedro Pablo Moreno, que llega casi a 29,000 y este enérgico colector aún sigue activo. Otros nicaragüenses con más de mil colecciones son Mauricio Araquistain, Doribel Castro, Alfredo Grijalva, Myra Guzmán-Teare, Felícito Ortíz, Walter Robleto, Ricardo Rueda y Juan Carlos Sandino. Angela Laguna tiene menos de 500 números pero sus colecciones están entre las más interesantes, contando con muchas novedades.

No hemos compilado activamente colectores o colecciones desde 1987. Es obvio que hay muchos nuevos nombres para agregar a esta lista, mayormente europeos con poco o ningún contacto con oficiales nicaragüenses y por ello difíciles de enumerar. Tres botánicos nicaragüenses, Grijalva, Moreno y Rueda, con sus numerosos y dedicados estudiantes, siguen activos en el estudio de la flora, lo que asegura que el conocimiento de la diversidad biológica va a seguir aumentando fruto de su trabajo.

Davidse, G., M. Sousa S. y A.O. Chater (eds. generales). 1994. Flora Mesoamericana. Vol. 6. Universidad Nacional Autónoma de México, Missouri Botanical Garden, The Natural History Museum.

Davidse, G., M. Sousa S. y S. Knapp (eds. generales). 1995. Flora Mesoamericana. Vol. 1. Univer­sidad Nacional Autónoma de México, Missouri Botanical Garden, The Natural History Museum.

Hemsley, W.B. 1879–1888. Botany. En: F.D. Godman y O. Salvin (eds.). Biologia Centrali-Americana. R. H. Porter and Dulau.

Maldonado Polo, J.L. 1996. Flora de Guatemala de José Mociño. Ediciones Doce Calles.

Ramírez Goyena, M. 1909–1911. Flora Nicara-güense. Compañía Topográfica Internacional.

Salter, E.A. 1957. De la Flora Nicaragüense: árboles y arbustos más notables. La Salle.

Seymour, F.C. 1980. A checklist of the vascular plants of Nicaragua. Phytologia Mem. 1.

 

 
 

Si quiere comprar la Flora de Nicaragua, presione aquí.

Imagen de fondo: Bonamia douglasii D.F. Austin, Tipo: Stevens 23522, Chontales. Endémica de Nicaragua.

 
 
 
© 1995-2017 Missouri Botanical Garden, All Rights Reserved
P.O. Box 299, St. Louis, MO 63166-0299
(314) 577-5100

E-mail
Technical Support