www.mobot.org Research Home | Search | Contact | Site Map  
 
Research
W³TROPICOS
QUICK SEARCH

MO PROJECTS:
Africa
Asia/Pacific
Mesoamerica
North America
South America
Floras
General Taxonomy
Photo Essays
Training in Latin
  America

MO RESEARCH:
Wm. L. Brown Center
Bryology
GIS
Graduate Studies
Research Experiences
  for Undergraduates

Imaging Lab
Library
MBG Press
Publications
Climate Change
Catalog Fossil Plants
MO DATABASES:
W³MOST
Image Index
Rare Books
Angiosperm
  Phylogeny

Res Botanica
All Databases
INFORMATION:
The Unseen Garden
What's New?
People at MO
Visitor's Guide
Herbarium
Jobs & Fellowships
Symposium
Research Links
Site Map
Search

Projects
 

Flora de Nicaragua

Introducción - Historia del Proyecto | Contenido

Por Olga Martha Montiel

 

 
 

El proyecto Flora de Nicaragua se inició en 1977. La idea de realizar una flora del país fue concebida por Peter H. Raven, Director del Missouri Botanical Garden. Raven, preocupado por el bajo nivel de conocimiento de la Flora de Nicaragua, convenció a Boris A. Krukoff a donar los fondos que permitieron iniciar el trabajo. Krukoff fue un botá­nico ruso que se radicó en los Estados Unidos en 1925 e hizo su fortuna trabajando con productos naturales. En junio de 1977, el Missouri Botanical Garden contrató a Warren Douglas Stevens para dirigir el proyecto. Stevens se trasladó a Nicaragua en julio de 1977 y a partir de entonces vivió y trabajó en el país durante los diez años siguientes.

Al llegar a Nicaragua, Stevens planteó al gobier­no, a través de Jaime Incer Barquero, quien en ese entonces dirigía el Centro de Investigaciones Cientí­ficas de Nicaragua (CICNIC), organismo que estaba adscrito al Banco Central, la idea del proyecto. Incer, que durante el año anterior había desarrollado trabajo incipiente en la flora de Nicaragua, inmediatamente apoyó la propuesta con gran entusiasmo, brindando el apoyo financiero y político de su institución, lo que facilitó el inicio del trabajo. Se definieron tres obje­tivos fundamentales: 1) la realización de un inven­tario florístico de Nicaragua, 2) el estableci­miento de un Herbario Nacional y 3) la producción de un manual en español de la flora del país. Así, el proyecto se inició oficialmente como una colabora­ción entre el Missouri Botanical Garden y el Gobierno de Nicaragua.

Nicaragua, a pesar de ser el país centro-americano con mayores extensiones de bosques naturales, hasta los inicios de este proyecto era el menos conocido botánicamente. Al iniciarse el trabajo existían aproximadamente unas 58,000 colecciones de plantas nicaragüenses depositadas en instituciones botánicas en diferentes par­tes del mundo. Sin embargo, en Nicaragua sola­mente había unas 1,000 colecciones en un pequeño herbario físicamente ubicado en la Univer­sidad Centro-americana (UCA), pero orgáni­camente dependiente de la UCA y del CICNIC. Durante los 10 años de intenso trabajo de campo realizado dentro del marco del proyecto, se hicieron unas 85,000 colecciones, que elevaron consi­derablemente el índice de conoci-miento de la flora del país. Nicaragua pasó de ser el país botánicamente menos conocido de Centroamérica, a ocupar el cuarto lugar en densidad de colecciones por área.

En el comienzo, el trabajo de campo se llevó a cabo en forma general en todo el país, y a medida que se fue logrando un mejor conocimiento de la flora, el trabajo se fue concentrando en las áreas estimadas de más interés. El herbario se fue enriqueciendo con las colecciones y a la vez se conceptualizó el plan para la publicación de la Flora de Nicaragua. La Flora fue concebida como un manual a ser preparado por espe­cialistas en los diferentes grupos de plantas, y se procedió a enlistar a los autores. La coordinación de la producción de la Flora se realizó desde los co­mienzos en el Missouri Botanical Garden.

El proyecto continuó funcionando de la misma manera durante los siguientes 10 años y los cambios políticos y problemas económicos de Nicaragua, aunque afectaron su ubicación dentro de la estructura del gobierno, no afectaron al apoyo e interés del gobierno en continuarlo. A finales de 1979, después del triunfo de la Revolución Sandinista, el gobierno reestructuró muchas de sus partes. El CICNIC fue absorbido por otras dependencias estatales, siendo sus proyectos reubicados en otros organismos guber­namentales. La Flora de Nicaragua, incluyendo el herbario, pasó a ser parte del recién formado Minis­terio de Cultura, con la justificación de que el herba­rio sería el primer peldaño de un futuro museo de historia natural.

En 1985, con el país en crisis económica y el gobierno haciendo esfuerzos por cortar presupuestos, el gobierno decidió que, por lo menos en el futuro cercano, el Ministerio de Cultura no fundaría un museo de historia natural. Esta decisión hizo que se considerara el retorno del herbario a la UCA, siguien­do el modelo de muchos países del mundo, donde los herbarios son parte de instituciones acadé­micas. La UCA aceptó la reintegración del herbario, desde donde funciona en la actualidad.

La fase intensiva de trabajo de campo terminó en 1987. A partir de entonces, los esfuerzos se concen­traron en la preparación, traducción al español y edi­ción de los manuscritos. En la década de los noventa se intensificaron las labores editoriales, que llevaron a la culminación de esta obra que ahora presentamos.

 

 
 

Si quiere comprar la Flora de Nicaragua, presione aquí.

Imagen de fondo: Bonamia douglasii D.F. Austin, Tipo: Stevens 23522, Chontales. Endémica de Nicaragua.

 
 
 
© 1995-2014 Missouri Botanical Garden, All Rights Reserved
P.O. Box 299, St. Louis, MO 63166-0299
(314) 577-5100

E-mail
Technical Support