www.mobot.org Research Home | Search | Contact | Site Map  
 
Research
W³TROPICOS
QUICK SEARCH

MO PROJECTS:
Africa
Asia/Pacific
Mesoamerica
North America
South America
General Taxonomy
Photo Essays
Training in Latin
  America

MO RESEARCH:
Wm. L. Brown Center
Bryology
GIS
Graduate Studies
Research Experiences
  for Undergraduates

Imaging Lab
Library
MBG Press
Publications
Climate Change
Catalog Fossil Plants
MO DATABASES:
W³MOST
Image Index
Rare Books
Angiosperm
  Phylogeny

Res Botanica
All Databases
INFORMATION:
What's New?
People at MO
Visitor's Guide
Herbarium
Jobs & Fellowships
Symposium
Research Links
Site Map
Search

Projects
 

Presentacióon de la Flora of Nicaragua

Palabras del Doctor Warren Douglas Stevens, Creador de la Obra | Discursos
 
 

Señor Presidente de Nicaragua Dr. Arnoldo Alemán, Presidente del Banco Central Dr. Noel Ramírez, Rector de la Universidad Centroamericana Padre Eduardo Valdés, Dr. Jaime Incer, Damas y Caballeros:

En esta semana he recibido muchos reconocimientos por la publicación de la Flora de Nicaragua. Estoy profundamente agradecido por todas estas muestras de agradecimiento, pero quiero aclarar que las estoy aceptando no sólo en mi nombre, sino en el de muchos colegas e instituciones. Para comenzar, debo mencionar que cada estudio florístico de un área, en este caso de Nicaragua, tiene como base todos los conocimientos y estudios previos de esa área. En la historia botánica de Nicaragua, merecen especial mención las contribuciones de Miguel Ramírez Goyena, Dioclesiano Cháves, los hermanos cristianos Antonio Garnier y Artemio René, Frank Conkling Seymour y Juan Bautista Salas. De esta publicación que hoy presentamos, soy solamente uno de los cuatro editores, uno de los 175 autores de 17 países diferences, y uno de los cientos de profesionales y estudiantes que colectaron muestras de plantas en todo el país. Fué Jaime Incer Barquero quien tuvo la inspiración y visión para reconocer la necesidad de realizar una Flora de este país, y fue su hermano, Roberto Incer Barquero entonces Presidente del Banco Central de Nicaragua, y la administración del Banco, quienes hicieron posible parte del estímulo financiero para comenzar el proyecto. Carlos Alemán Ocampo y el Ministerio de Cultura apoyaron el proyecto a través de toda la fase de trabajo de campo y la Universidad Centroamericana proveyó la primera y última morada para el proyecto. Representando a todas estas personas e instituciones, tengo mucho gusto de estar aquí hoy.

Cuando comencé a organizar el proyecto, establecí tres metas fundamentales a alcanzar: inventariar la flora, establecer un Herbario Nacional y publicar la Flora de Nicaragua. El inventario de la flora consistió en colectar muestras de plantas por todo el territorio nacional con el objeto de documentar las especies encontradas en el país. Al comenzar el trabajo, Nicaragua era considerada como el país Centroamericano con el menor número de colecciones de su flora, siendo éstas alrededor de diez mil. Durante los diez años de trabajo de campo del proyecto se colectaron unas ochenta mil muestras, lo que convirtió a Nicaragua en uno de los países mejores colectados de América Latina. El Herbario Nacional de Nicaragua se estableció para alojar todas estas colecciones, y hoy en día es reconocido internacionalmente. El Herbario comenzó en la Universidad Centroamericana, posteriormente pasó bajo la administración del Ministerio de Cultura y finalmente regresó a la UCA desde donde funciona hoy en día. La persona entrenada durante el proyecto para dirigir el Herbario fue Alfredo Grijalva. Tengo gran satisfacción en ver que Alfredo no solamente fue el primer Curador del Herbario, sino que continúa siéndolo, habiendo así guiado el desarrollo de la colección nacional por unos 20 años. Hoy, después de 23 años, celebramos la conclusión de la última meta del proyecto, la publicación de la Flora de Nicaragua.

La Flora de Nicaragua describe 5,796 especies en 1,699 géneros en 225 familias. Estas son las plantas con semillas de Nicaragua, las cuales están descritas en 2,708 páginas en tres volúmenes. Cada especie tiene su nombre en latín, el lugar original de publicación de dicho nombre y sus sinónimos científicos; además cuenta con la descripción de la planta, indicación del lugar donde crece en Nicaragua y en el mundo, notas sobre su floración y fructificación y finalmente su nombre vernáculo y usos. Cada familia de plantas fue escrita por el mejor especialista en la familia que pudimos encontrar, la persona más calificada en el mundo en cuanto al conocimiento de dicho grupo de plantas. En la Flora, 79 especies son consideradas endémicas, lo cual significa que esas especies no se encuentran en ninguna otra parte del mundo. Además, 33 de las especies tratadas en la Flora no han sido colectadas o vistas en el país durante más de 100 años y son por lo tanto consideradas extintas.

La Flora de Nicaragua es primeramente un libro de referencia y una herramienta para identificar las plantas nicaragüenses. Si nos preguntamos por qué dedicar 23 años, millones de dólares e innumerables horas de trabajo de cientos de científicos para producir este libro, podemos dar las siguientes razones para justificar toda esta inversión.

Cada país tiene un deber moral y una responsabilidad legal de inventariar su biodiversidad. En este momento, Nicaragua es el país de América que tiene el mejor y más completo inventario de su flora. Además, Nicaragua es el único país en Latinoamérica que tiene su flora publicada completa y en su propia lengua. Esto debe de ser motivo de orgullo para Nicaragua. Mi institución, el Missouri Botanical Garden y yo, estamos muy orgullosos de haber participado en este logro tan maravilloso.

Este inventario ha sido producido por los mejores científicos del mundo y tiene un alto grado de confiabilidad. El nombre en latín de cada especie es el nombre utilizado internacional y toda la literatura universal y la información acumulada sobre cada planta se accesa por su nombre en latín. Nicaragua puede ahora determinar, en forma nunca antes lograda, lo que se conoce y lo que no se conoce acerca de cada una de sus plantas. Partiendo de esta información básica y confiable, Nicaragua puede proceder a encontrar formas de utilizar sus plantas para beneficio de la humanidad.

La biodiversidad de Nicaragua es parte del patrimonio de los nicaragüenses, de igual manera que lo son el territorio, la historia, la cultura y la lengua. Ustedes, los nicaragüenses de hoy, tienen la responsabilidad de conservar este patrimonio para el mundo entero y para las generaciones futuras. Los nicaragüenses son responsables por la conservación de cerca del 4% de las plantas del mundo y del 100% de las plantas de su país. Nicaragua está trabajando y logrando avances en la conservación, pero viajando alrededor de la nación queda claro que las oportunidades para hacer conservación se están extinguiendo rápidamente. Por lo menos en lo que a las plantas se refiere, ahora es posible entender mejor cuales son las que están más amenazadas y desarrollar planes óptimos para su conservación. Utilizando criterios estrictos, estimamos que más del 0.5% de la flora ha sido extinguida. Paseando por Nicaragua hoy en día, recuerdo mi primera visita en enero de 1969, y también la época entre los años 1977-1987, y me temo que el número de extinciones que han ocurrido es en realidad mayor de lo que diagnosticamos en la Flora. Espero que la Flora será de gran utilidad para ayudarlos a tomar las mejores decisiones en cuanto a la protección de lo que queda de su patrimonio.

Creo firmemente que este esfuerzo de 23 años que nos ha llevado a la publicación de la Flora de Nicaragua, y otros esfuerzos similares, no deben considerarse como finales, sino al contrario, como pasos hacia un conocimiento más profundo de la flora. Por ejemplo, esta Flora representa lo que fuimos capaces de encontrar en el país y ciertamente no incluye todo lo que se encuentra en el país. Una estadística sorprendente es que el 39% de las especies incluidas en la Flora de Nicaragua fueron encontradas solamente una vez. En los meses que han pasado desde que la Flora fue publicada, ya se han encontrado algunas nuevas especies. Espero que la documentación de lo que hoy se conoce nos llevará a hacer muchos descubrimientos nuevos. ¿Que tan completa es la Flora de Nicaragua? En un futuro cercano, utilizaré estadísticas para hacer un analisis más completo, pero por ahora puedo estimar que la Flora cubre un 70% del total de la flora de Nicaragua, lo que indica que hay amplias oportunidades para individuos con capacidad de observación, lo mismo que para profesionales, para continuar completando el conocimiento de la flora.

Compilamos los nombres vernáculos para la Flora con criterios relativamente estrictos, y como resultado de ésto, sabemos que muchos quedaron excluidos. De mayor importancia aún, en mi opinion, es el rescate de nombres de plantas en las lenguas indígenas. Los nombres Güiligüiste, Sacuanjoche, Banak, Chonta y Suita son parte de la identidad cultural de Nicaragua, de su patrimonio, y deben preservarse. La documentación de nombres indígenas adicionales, antes de que se pierdan, apareándolos con su equivalente en latín, será una tarea muy importante que se debe retomar.

Los helechos son un tipo de plantas sin semillas que no han sido incluidos en la Flora. Hay aproximadamente 800 clases de helechos en Nicaragua y estamos trabajando para publicarlos separadamente, en un volumen ilustrado que estará a la disposición del público en unos tres años.

La Flora estará en el World Wide Web muy pronto. La version que se colocará en el Web tendrá obviamente algunas desventajas si se compara al libro, pero tendrá la ventaja de estar actualizada, tendrá muchas ilustraciones y además, mapas de distribución de cada especie.

Pensando en los resultados de la Flora, en la necesidad clara y urgente de hacer conservación en Nicaragua y en las noticias internacionales sobre el país, me gustaría hacer algunos comentarios acerca del clima. En lo que al clima se refiere, hay tendencies de largo plazo, tales como las que produjeron las edades de hielo del Pleistoceno, y también hay estadísticas que demuestran fluctuaciones anuales. A mediano plazo, hay efectos que claramente pueden atribuirse a la influencia del hombre. Sabemos, por ejemplo, que durante los períodos históricos documentados por el hombre, gran parte de la India peninsular ha pasado de ser una selva húmeda e inmensamente rica biológicamente, a ser un área pobre y semidesértica o completamente desértica. Este cambio hacia un clima mucho más cálido y seco está directamente asociado con aumentos considerables de población y con deforestación en el país. En Nicaragua, la información metereológica sugiere que el clima se ha tornado más cálido y seco en la mayoría de las estaciones. Sin embargo, mucha de esta información es reciente e incompleta. Hay dos líneas de evidencia botánica que se pueden aplicar a cambios climáticos, las observaciones y comentarios de los primeros naturalistas que visitaron el país y los especímenes botánicos que algunos ellos prepararon. Un ejemplo concreto son los comentarios escritos y las colecciones de plantas de los naturalistas Berthold Seemann, de origen alemán, y Ralph Tate, de origen inglés, que indicaron que el área de las minas de oro de Chontales estaba cubierta de pluvioselva hace unos 150 años. Hoy en día, esta área está completamente cubierta de matorrales secos. Su precipitación es ciertamente menos de la mitad de lo que era en 1850 y las especies de plantas que entonces crecían en esa región son las que hoy se encuentran en el Río San Juan, o en muchos casos ya no se encuentran del todo en el país. Ya que es obvio que la deforestación en Nicaragua se está acelerando y ciertamente parece que el clima se está tornando más cálido y seco, creo que estas lecciones tomadas de la historia deben usarse como ejemplo para proteger el futuro.

Para finalizar quiero expresar que con este acto, hoy completamos una circunferencia muy importante. La Flora de Nicaragua comenzó con Jaime Incer en el Banco Central. Un cuarto de siglo más tarde, estamos todos aquí reunidos en el auditorio de la fabulosa biblioteca del Banco Central, con Jaime Incer, presentando los resultados del proyecto a los distinguidos ciudadanos nicaragüenses.

 

 
 

Si quiere comprar la Flora de Nicaragua, presione aquí.

Imagen de fondo: Bonamia douglasii D.F. Austin, Tipo: Stevens 23522, Chontales. Endémica de Nicaragua.

 
 
 
© 1995-2017 Missouri Botanical Garden, All Rights Reserved
P.O. Box 299, St. Louis, MO 63166-0299
(314) 577-5100

E-mail
Technical Support